Mi vida después de renunciar.

Hace algunos meses llegó a mí el maravilloso posteo de la escritora freelance Carolina Chavate: “Renuncié y no me he muerto de hambre” que, aún recuerdo, me hizo muy feliz ya que justo me acababa de llegar la primera remuneración económica por un artículo que escribí, justo como le sucedió a ella y me identifiqué totalmente. 

Con infinitas y alegres conversaciones acerca de esta inquietud, justo hoy dí de nuevo con este texto y comencé a pensar en todas las cosas que he hecho desde que viajé y después (con todo el dinero gastado) lo que he hecho todos estos meses. 

Primero me llegó a la mente aquel viaje a Suiza y la caminata hasta la cima en los Alpes, sin dejar en pensar en aquel extraño cazador que nos abrió las puertas de su enorme, oscura y linda casa con vista a las montañas, nos hizo el desayuno y rompió el hielo hablando de fútbol; después recordé el recorrido en auto por pueblitos remotos en Italia y esas famosas y pequeñas motos llendo muy rápido en la estrecha y peligrosa carretera, y lo mucho que reí al no saber a donde ir apuntando con el dedo en el mapa esos nombres tan extraños, misteriosos y atractivos. 

Sí, esos y muchos más recuerdos llegaron a mí. De pronto me di cuenta que sin duda disfruté y aprendí mucho, fue entonces cuando me pregunté: ¿Qué pasó después? La respuesta fue: Seguí y ¡sigo aprendiendo como no tienen una idea! 

Tan solo el tomar mi tiempo para comenzar a hacer alguna actividad es tan relajante, no tener que enfocarme en una sola cosa sino en muchas (y en verdad muchas) es algo que aunque suene extraño, te despeja la mente y por lo tanto, creas, imaginas, aprendes y eres productivo.

Hablando de la cuestión económica para nada es fácil, aunque creo que todo es cuestión de enfoque y disfrutar lo que haces en el momento, lo demás llega cuando menos lo imaginas. Me he dado cuenta que soy una mujer muy afortunada, en verdad, muy afortunada, no se cómo pero todo ha llegado a mí en el momento justo en el que tiene que llegar. Me he creado metas a corto plazo y poco a poco van dando resultados. 

El escribir, tomar fotos, editar video, conocer gente nueva y compartir, hacer yoga, hacer crossfit, salir con mis amigos, tener pláticas profundas, leer, investigar, ir a mis clases de idiomas, conocer el alma de las personas, cuestionar, caminar, observar, explorar, bailar, enseñar a bailar, tener nuevas ideas, ofrecer mi tiempo, fluir, aprender… son cosas que me han llenado mucho hasta hoy, y hoy puedo compartir que ya tengo próximo destino viajero, lo cual me hace muy feliz. El dinero viene y va y puede servir para darnos momentos inolvidables, no cosas. 

¡A seguir siendo productivos y felices! 

¡A viajar! : ) 

Anuncios

4 comentarios en “Mi vida después de renunciar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s